Segundo día en Beijing

By April 19, 2014China, Travel

En el segundo día de paseo por Beijing, quedamos un poco antes, a las 8.30.  La primera parada fue un mercado de comida normal de toda la vida que estaba cerca del hotel con la peculiaridad que las cosas que vendían eran bastantes curiosas, como por ejemplo tortugas, pero no como mascotas sino para hacer sopita. Llegamos a las 9.30 y estuvimos solo un ratito hasta las 9.45 aunque por supuesto a mi padre le dio tiempo a comprarse unas manzanas y unas naranjas.

A las 9.45 vuelta a la furgo y trayecto largo hasta el Templo del Cielo que es un templo que se usaba para rezar para tener buenas cosechas y que fue diseñado y construido por la misma persona responsable de la construcción de la Ciudad Prohibida y que por lo tanto tenía muchas cosas similares, como por ejemplo la repetición del número 9, la simetría de las construcciones etc etc.

A continuación, vuelta al coche y camino al Palacio de Verano. El Palacio de Verano, es el lugar donde iban a pasar el rato en verano el emperador y su corte y lo típico, jardines y casitas al estilo chino que ya nos estábamos hartando un poco… era muy chulo pero es como cuando has visto ya 25 catedrales… aunque la que estas viendo sea la Catedral de Sevilla… sigue siendo una catedral más. Entramos por un sitio y fuimos subiendo unas cuestecitas y viendo diferentes sitios y salimos por otro lado por donde cogimos un barquito que nos llevaba a otra puerta. Por cierto que el barquito se cogía al lado del barco de marmol de la emperatriz, cuya réplica habíamos visto en Guilin.

A la salida del Palacio, cruzamos un puente y me quedé realmente impresionado con unos tíos que estaban allí volando cometas. Me quedé impresionados porque los tíos llevaban una bobina enorme donde tenían la linea enrollada. En algunos de los casos, literalmente me era imposible localizar la cometa, debía de estar a cientos de metros de distancia, realmente impresionante. Me habría quedado más tiempo pero se estaba yendo todo el mundo y no me pudieron esperar.

Entre las 14.30 y las 15.30, trayecto en furgo desde el Palacio de Verano al mercado de Antigüedades. El mercado era bastante chulo y había algunas cosas interesantes. Nos volvimos a dividir y yo me fui con Agata. Era bastante grande el mercado y no nos dio tiempo a verlo todo tranquilamente. Vimos a un tio con una especie de gatito de cerámica con una cuerda atada que tenía como gasolina y cuando le pasabas los dedos hacía ruido de gato. Vimos también una figurita de madera de un sabio que nos gustó mucho. Nos dimos una vuelta y luego volvimos a comprarla tratando de regatearle y el tio practicamente no nos rebajó nada :(

Quedamos con la familia a las 16.30 porque el mercado lo cerraban a las 17.00 y según Heinz se formaban unos atascos impresionantes. Nos llevó seguidamente a un restaurante a cenar/comer (ya que otra vez no nos había dado de comer a su hora). El resturante se llamaba Chong Ching que no fue nada del otro mundo, nada especial, además casi todo lo que pedimos que otra vez fue muchísimo llevaba carne así que Agata no pudo comer casi nada.

El restaurante, eso si, estaba muy cerca del mercado de la seda y allí nos volvió a dejar Heinz esta vez incluso antes, a las 6.20. Estuvimos allí hasta el cierre y compramos todo lo que teníamos que comprar. Compramos te para los padres de Agata, compramos un regalito 3D para mis padres y yo me compre finalmente una chaqueta North Face que me gustaba bastante por sólo 10 pounds.

A las 21.00 que cerraban el mercado de la seda quedamos en la salida y esta vez nos fuimos directos al metro que fue muy efectivo y antes de las 10 de la noche ya estábamos en el hotel.